31/10/09

Cuando todo se convierte en nada


Sabía que eso pasaría... Nadie se lo había anunciado pero él lo sabía... Como un estrepitoso Deja Vu, esa escena una y otra vez clavada en su mente era al fin una realidad...
¿La esperaba? Quién sabe...
¿La deseaba? No se animaba a reconocerlo o era más bien un miedo negro y profundo...
¿La intuía? Definitivamente sí...
Se despertó como siempre, tomó su desayuno y emprendió su rutinario camino al trabajo. Un apático "Hasta luego" fue el único nexo entre su soledad y ella.
Inquieto, repitió automáticamente los movimientos de todos los días. Los clientes, la radio, los empleados que lo miraban con curiosidad. Parecía ser que su cara anunciaba la tormenta que él sabía que se avecinaba.
Uy...esa canción en la radio...justo esa canción en aquél preciso momento... Una extraña mezcla de nostalgia y desasosiego lo invadió hasta extremos insospechados.
La tarde pasó más lentamente que nunca. Y él ni siquiera sabía si quería que llegara el anochecer. Esperó sin éxito un llamado telefónico. Pero tampoco pudo tomar él la iniciativa. Estaba claro...Su corazón se lo decía...era ese el día....
Volvió caminando lentamente a su casa. Dejó pasar los colectivos como si ese día cualquier contacto con el resto de la humanidad lo asfixiara.
Entró en silencio, sólo sus llaves tintineando anunciaban su llegada. La oscuridad arrugó su cerebro y su corazón. Con temor, encendió la luz con los ojos cerrados para no ver lo que ya había imaginado tantas veces. Levantó con lentitud sus párpados.
Todo parecía estar en su lugar...
La mesa limpia y ordenada. Las plantas recién regadas. Las cortinas bajas. Las camas tendidas. El placard con sus puertas cerradas.
Paso a paso se acercó a guardar su abrigo. Abrió las pesadas puertas.
Todo estaba perfectamente ordenado. Absolutamente todo.
Excepto la ropa de ella... que ya no estaba....

15 comentarios:

Gise dijo...

Uh, que momento... Creo que se intentó en todo momento que los instantes se volvieran eternos... Pero era el momento en que la nada sería su todo.
Como duele.

Gla dijo...

Hola Giseeeee...Se te extraña amiga!!!! Tal vez a la larga le duela menos de lo que él cree...

la gata dijo...

Cuando sabes que algo va a ocurrir, pero intentas evitarlo, ese momento siempre te acaba encontrando de un modo u otro.
No podemos huir de las cosas, aunque a veces es lo que más nos gustaría hacer.
un abrazo

DIAVOLO dijo...

¡Qué tristeeeeeeeeeeee! No sólo el hecho final, sino pasar todo el día presintiéndolo, en una lenta agonía, intentando alargar las horas para que no llegue la noche... ¡qué duro, qué pena he sentido!

Besos.

YO, la peor de todas dijo...

Hola Gla, antes que nada gracias por tus palabras, y què lindo estas escribiendo aunque el relato sea triste, me encantò el modo de relatarlo.

Fabiana dijo...

No podemos esquivar lo previsto. Por más vueltas que demos, siempre va a llegar...

Besos.

Gla dijo...

lagata...Yo trato de pensar que uno puede torcer el rumbo de los acontecimientos,eso siempre y cuando los sentimientos acompañen...sino...es una causa perdida.

Diávolo: Suelen pasar situaciones en que un sabe el final antes de que ocurra...y claro que duelen...

Yola....Gracias por venir de nuevo y si encima viene con piropos, doblemente bienvenida...

Fabiana... Insisto...yo creo que uno puede cambiar el rumbo de los acontecimientos, el tema es cuando no hizo lo posible a tiempo...

RMC dijo...

Nada puedes hacer contra el tiempo, un placer leerte

Feliz semana
un beso
RMC

nadasepierde dijo...

Indefectiblemente uno sabe.
Sabe, aunque no lo quiera aceptar, o se haga el distraido.
Que momento, el de toparse con la verdad!

muy buena la narración, se vive en la piel de uno.

un beso

Gamar dijo...

Todos lo ven como un relato triste.
Triste es vivir pensando que eso sucederá cualquier día.
Para mi es un final feliz, el fin de una agonía, la fecha de nacimiento de algo que seguramente será mejor.
Pero miren como me meto en la metáfora real de la vida de ese tipo.
Que bien salió Gla.
felicitaciones, solo una observadora de las sutilezas de la gente pudo relatar así las situaciones de esta historia.
Besos

Soledad dijo...

ufff.... cuando ya no quedan ni las palabras.... mejor que se termine!
Coincido con Gamar, no hay que entenderlo como un fin sino como un principio.

Gla dijo...

RMC..Creo que, en realidad, nada se puede hacer contra los sentimientos o la falta de ellos....

Nadasepierde: Yo creo que toparse con la verdad es lo mejor que nos puede pasar en la vida. Que a veces duela, es otra cosa. A veces también libera...

Gamar: Tu interpretación, es en realidad la esencia de lo que quise transmitir... Por ahí se coló el verbo "deseaba"...seguramente este hombre deseaba este finaly, tal vez, no tuvo las agallas para ser quien tomara la decisión. Me alegra que te haya gustado.

Sole: Absolutamente. Del dolor siempre se renace....Los finales siempre son comienzos y, muchas veces, de tiempos mejores....

DeepBlueSky dijo...

Me gustó mucho tu relato, pero al mismo tiempo sentí la angustia de saber que llegará el momento de cerrar un ciclo en su vida... el no querer llegar a casa, porque presiente o intuye que ella no estará ahi...
Pero al mimso tiempo el cerrar un ciclo en nuetra vida implica que algo nuevo llega y ese algo siempre es mucho mejor.
Bsos.

Verito dijo...

Qué terrible es el abandono porque se presiente, y ese presentir te hace andar solo por la vida por anticipado, como le pasa al personaje: un náufrago no identificado yaciendo en su propia isla durante todo el día, esperando que llegue el anochecer para que la ausencia le confirme quién es en realidad. Me encantó la forma en que está contado: pude sentir el olor del abandono mientras lo leía.

Gla dijo...

Deep...Quién sabe...tal vez no quería llegar a casa por miedo a que no se hubiera ido...Vaya uno a saber...

Verito: Me alegro haber podido transmitir la profundidad de esas sensaciones....