13/5/10

De Eduardo Galeano

CELEBRACIÓN DE LA FANTASÍA
Fue a la entrada del pueblo de Ollantaytambo, cerca del Cuzco. Yo me había despedido de un grupo de turistas y estaba solo, mirando de lejos las ruinas de piedra, cuando un niño del lugar, enclenque, haraposo, se acercó a pedirme que le regalara una lapicera. No podía darle la lapicera que tenía, por que la estaba usando en no sé que aburridas anotaciones, pero le ofrecí dibujarle un cerdito en la mano.
Súbitamente, se corrió la voz. De buenas a primeras me encontré rodeado de un enjambre de niños que exigían, a grito pelado, que yo les dibujara bichos en sus manitas cuarteadas de mugre y frío, pieles de cuero quemado: había quien quería un cóndor y quién una serpiente, otros preferían loritos o lechuzas y no faltaba los que pedían un fantasma o un dragón.
Y entonces, en medio de aquel alboroto, un desamparadito que no alzaba mas de un metro del suelo, me mostró un reloj dibujado con tinta negra en su muñeca:
-Me lo mandó un tío mío, que vive en Lima -dijo
-Y anda bien -le pregunté
-Atrasa un poco -reconoció.
Eduardo Galeano


Quién pudiera, salvar con la fantasía y la creatividad los malos momentos, los miedos y los prejuicios...

4 comentarios:

Verónica Molina dijo...

Jaaa! Es buenísimo! Quien tiene imaginación, no tiene tantas carencias como el que SOLAMENTE tiene ese faltante, no?

Lindísima anécdota de Galeano!

Gamar dijo...

Es asombroso como se puede reconocer el estilo de escritura. En este caso a la tercera línea ya sabía que no eras tu, o ti o vos o usted o, ohhhhhhhh!

Perdón, me caí en un precipicio mental.
Muy buena la anécdota, si es que es eso, o el relato, o el microcuento, o, Basta!
Perdón, es conmigo la cosa.
Un beso.

Gamar dijo...

Mire si seré despistado. Ahora veo que arriba decía "de Eduardo Galeano"
Un papelón.

Gla dijo...

Verónica: Ya lo creo...cuántas veces la creatividad compensa grandes carencias....

Gamar: No se preocupe...fue de apurado nomás....
Alguien a quien le ocurrió lo mismo que a usted, me dijo una vez, que, no por nada, uno elige los textos que elige para leer y se enamora de ellos...Porque la esencia va entrelazada con la esencia de uno...Será por eso que se confundió...Aunque lejosssssssssss estoy de escribir como Galeano...por desgracia...