20/9/09

En la cornisa

Un domingo radiante de sol...Primaveral si los hay...
La ventana es una invitación a ser atravesada en busca de esa brisa que apenas despeina las copas de los árboles.
La casa aún en silencio, a pesar de que el reloj del comedor ya marca casi las once.
Sus sueños se resisten a desvanecerse hasta la próxima noche.
Lentamente el día comienza. Esos rostros, víctimas del cansancio producido por una larga noche de festejos, intentando amanecer aunque el sol ya marca casi el mediodía.
Sin importar la hora, café con tostadas, la rutina del diario leído entre el pan y la manteca.
Aún en pijamas.... sin ningún tipo de apuro.

Todo perfecto. Cada cosa en su lugar prometen un domingo de película.
De pronto un comentario al pasar, su mirada desaprobando, su respuesta excesivamente dura y despectiva para un tema intrascendente. Otra vez la sorpresa de su desdén... Si estaba todo más que bien...¿Qué fue lo que pasó?
Y de un plumazo, la armonía se desmorona. La alegría de un domingo en familia se desvanece.
Ella, una vez más, mira sin entender. ¿Por qué? La eterna pregunta. Una y mil veces esa inquietud...
¿Por qué esa costumbre de girar las situaciones ciento ochenta grados? ¿Por qué logra convertir en un día de invierno el más tibio de los domingos? ¿Por qué ella permite que eso le pase? ¿Por qué no logra esquivar el nubarrón, haciendo como que nada pasara? ¿Por qué él cree ser el dueño absoluto de todos los derechos? ¿Por qué el precio de mantener la armonía debería ser el silencio de ella?¿Por qué LA RAZON parecía tener un solo dueño en esa casa? ¿Por qué el ser que la hacía tocar el cielo con las manos de felicidad, tenía la capacidad de estrellarla contra el piso en un segundo?
Las horas transcurren sin que ninguno pueda tender un puente que los una. Una tontería, sí... Una de tantas... Una nube que podría disiparse con sólo un esfuerzo. Sin embargo ellos permiten que la tormenta se instale. Él, por comodidad, tal vez; Quizás por creerse siempre superior y por no concebir la posibilidad de deponer su orgullo, ese orgullo que tantas veces le gana al amor que siente por ella.
Ella, porque ya se siente cansada...sin fuerzas. Porque por años intentó que la historia fuera otra. Porque una y otra vez fue quien, no sólo tendía ese puente, sino que además lo cruzaba con tal de estar a su lado... Porque no le cabe ninguna duda de que ella es la responsable de que las cosas nunca hayan funcionado de otra manera. Él, por permanecer en su trono, ella por no soportarlo y allanarle siempre el camino. Pasar de la luna de miel a la indiferencia absoluta, esa parecía ser su dinámica habitual.
Pero esta vez es distinto, esta vez su corazón se siente herido de muerte...¿Por esa tontería? Y...sí...Por la suma de miles de tonterías y de las que no lo son... Por ser siempre la única que lucha por una relación que probablemente no merezca su sacrificio. Por comenzar de una vez por todas a quererse un poco a sí misma. Por empezar a conquistar su dignidad.
Los días comenzaron a pasar, ambos sumergidos en su rutina... Ella ya no espera su acercamiento, él sigue tranquilo viendo que las cosas se van acomodando. Ella, cada vez más lejos suyo. Él, creyendo que todo se está poniendo en orden, minimizando una vez más el sentimiento de su compañera de tantos años.
Tranquilo, confiado en que una vez más, ella puede superar el mal momento. Si al final no era para tanto...

Y es justo en ese instante,cuando ella empieza a sentir por primera vez, que ya no hay retorno...
Que su vida merece algo más... algo mejor... ALGUIEN que la valore y la respete: ELLA MISMA.

21 comentarios:

DeepBlueSky dijo...

WOW amiga que escrito! que excelente manera de expresar lo que tantas veces vivimos y sentimos por una tonteria, por un detalle que es insignificante...
Te dejo muchos bsos...

Soledad dijo...

ahhh... qué historia tan conocida... si me parece haberla vivido!!
Beso

Fabiana dijo...

Suele ser una historia bastante común, aunque por la rutina uno ni se de cuenta de todo lo que falta en una pareja.

Muchas veces dejamos pasar detalles que con el tiempo se acumulan y dan lugar a distancias irreconciliables.

Y los domingos son el mejor caldo de cultivo. La pareja en casa con todas sus miserias y todos sus defectos a la vista y sin que las corridas lo disimulen.

Me gustó mucho la forma en que lo contaste.

¡Feliz primavera!

Gamar dijo...

Feliz primavera.
Después paso a leer.

DIAVOLO dijo...

Gladys... hay veces en las que no sé comentar. Sencillamente... me encantó. Suscribiría el comentario de Fabiana, de principio a fin.

Besos.

Gamar dijo...

No hay como no verse reflejado.
Solo se invierten los géneros un poco, pero es así, así la convivencia se puede tornar en algo insostenible.
Besos y alegría que hoy es el comienzo de la temporada más feliz del año. A festejar.

nadasepierde dijo...

Parece que hubieras contado mi historia!!!!!
cuanta realidad!!!
un beso

Gla dijo...

Pido disculpas por no contestar individualmente los comentarios, ya que todos opinaron más o menos lo mismo...
Muy llamativo que seamos tantos los que vivimos cosas parecidas... Seguramente los que decidimos seguir apostando valoramos más los momentos buenos que los malos....Y los que no quizás hayan llegado mucho más allá de lo que plasma mi relato...

Esperemos que la primavera nos inunde de ganas de vivir!!!

Silvana Perlezzi dijo...

Gla:
Estoy descubriendo tu rincon.
Feliz primavera!!
Un abrazo Silvana

Gla dijo...

¡¡Bienvenida Silvana! Espero que te sientas cómoda.¿Unos matecitos?

Gatadeangora dijo...

Hola Gla,por aqui ya llegó el otoño.

No sabes como me suena esa historia...

Besitos guapa

Gla dijo...

atadeangora: Es costumbre de su raza andar por las cornisas...no??? Si no fuera por mis amigos Gamar que da fe de que también le sucede creería que es un mal típicamente femenino.... Besos

Lao dijo...

Ser uno mismo es el primer paso para superar una tormenta. El segundo escuchar. El tercero...hablar despues de los mimos. Mi mejores deseos para vos!!

Silvana Perlezzi dijo...

Sì, Gla !! acepto tus mates con mucho gusto.
Un abrazo Silvana

Patrycia dijo...

me puse triste!
chauuu!



(pero pasa no se asuste)



besoooooooooooo

mujeresdesincuentay dijo...

Hola !! , pero si recièn llego ....ya escribiste sobre mi ?
Como sabìas que iva a venir ?
Saludito Cordial

Cris // mujeresdesincuentay

Gla dijo...

Bienvenida mujeresdesincuentay!!!
Parece que somos varias las que acostumbramos a hacer equilibrio en la cornisa!!!!

Milenius dijo...

Al final, solo nos tenemos a nosotros.
Es cuando aprendemos a respetarnos a nosotros mismos que el otro aprende a respetarnos. O no, y las cosas toman entonces un nuevo cariz, ¿verdad?

Gla, te invito a mi nuevo blog.
Vamos a hablar sobre estos temas. El link está en ahorametocami...

besos

Gla dijo...

Patri: La pasé como colectivo lleno...perdónnnnnnnnnnnnn...Por qué triste??? Venga, venga que su amiga la consuela...

Lao: Ya tomé nota de sus recetas...a ver si me sale...

Milenius...Como yo digo...Si yo pienso en vos, y vos pensás en vos...¿En mí quién piensa???

mujeresdesincuentay dijo...

Ayyyyy ! es el reflejo de unos cuàntos !! , años luchando en silencio para sostener algo que cosideramos valioso , pero el trabajo es de a dos ?? , que redacciòn magnìfica, cuèntas coincidencias ! , tal vez sea posible quererse a una misma y correrse del lugar que una ocupa , para que el otro tambièn mueva el suyo. Cuàntos dìas de èsta corta Vida desperdiciados en disputas traìdas de los pelos , que no sabemos ni como comenzaron o como decìs comienzan por pavadas.
Un Saludo muy Especial
Cris / mujeresdesincuentay

Gla dijo...

Mujeresde....Claro que el trabajo es de a dos, pero me parece que las mujeres somos mejores equilibristas....