11/9/09

Quizás sea tarde...o quizás no...

Si querés saber cómo comenzó todo, leé antes acá.

Segunda parte

Siempre la oscuridad hace que todo sea más triste, más cruel, más trágico...
Esa noche, entre sueños, trató de recorrer cada paso de su día a día. Cada rutinario paso...
Se vio "funcionando"... Se desempeñaba perfectamente como empleado. Para su familia era ejemplar. Sus amigos lo consideraban un buen tipo. Y sin embargo no era feliz.
¿Por qué no atendió ese teléfono que sonó con insistencia?
¿Por qué al ver su nombre en el visor lo recorrió un escalofrío?
¿Qué tenía de malo una llamada de una compañera de trabajo que lo apreciaba?
Dio vueltas y más vueltas en la cama, sintiéndose como nunca: desubicado. Él, que siempre parecía tenerlo todo bajo control....
Nada de su vida "perfecta" parecía hoy conformarlo... Se sentía un robot resolviendo todo correctamente, cada cosa en su lugar... menos su cabeza y su corazón...
El sol asomó sin que él hubiera logrado pegar un ojo.

Seis y treinta. El despertador anuncia el
comienzo del martes ... Y vuelta a empezar... Como si la vida se redujera a un círculo perfecto, sin sobresaltos pero sin emociones.
Otra vez... la llegada al trabajo, las mismas caras de siempre: las que siempre sonríen, las que nunca desarrugan el ceño...
Como si todo estuviera cronométricamente planificado y fuera una "copia fiel del original".
Dijo un "hola" desganado a sus compañeros y llegó a percibir un suave y triste "buen día". Alzó los ojos y se encontró con otros que lo observaban... Interrogantes, desilusionados, definitivamente tristes.
La culpa lo invadió de pies a cabeza.
¿Sería el llamado frustrado el motivo de su tristeza? No era posible...
Por primera vez en mucho tiempo, un sentimiento arrollador lo sacudió dejándolo absolutamente consternado...

- Vi tu llamado, perdón, no pude contestarte, en realidad necesitaba estar solo- dijo tratando de suavizar la situación sabiendo a ciencia cierta que lograba todo lo contrario.
- Sólo quería saber si estabas mejor, no te preocupes.- respondió ella con falsa aceptación.
Dio media vuelta y se sumergió en su computadora mientras una pila de carpetas esperaban ser cargadas.
Quedó tembloroso y desconcertado. ¿Por qué de repente esos ojos provocaban en él semejante terremoto de sensaciones?
A la hora del almuerzo trataría de reparar su torpeza.
Se descubrió mirando millones de veces su reloj. Las horas pasaban con una lentitud insospechada. Cuando al fin llegó el momento del descanso, la escuchó despedirse hasta el día siguiente aduciendo no sentirse bien.
Quedó inmóvil. Extremadamente inmóvil para su gusto. La vio salir envuelta en su abrigo rojo y una vez más no supo qué hacer.Transcurrió la tarde sin poder dejar de pensar en ella. Cuando al fin la jornada laboral terminó, volvió a su casa bajo una espesa lluvia que no lograba mojarlo, o al menos él no se percataba de que existía. Estaba absolutamente en blanco.
Sólo atinó a sacar el celular de su bolsillo.Marcar un número, a partir de la llamada recibida el día anterior y escuchar con desilusión que era su voz en el contestador quien atendía.
Sólo pudo decir...¡Perdón!

7 comentarios:

nadasepierde dijo...

Nunca es tarde para animarse a algo que está pendiente. Solo es cuestión de animarse.

Y ella, lo perdonará?

un beso

Gamar dijo...

Si vas a usar mi vida para un personaje quiero regalías.

Va muy bien, muy bien
Besos

Gla dijo...

Nadasepierde: Quién sabe si en realidad pasó el cuarto de hora o no... ¿Vos qué harías en la situación de ella?

Gamar: Mire usted con qué me sale...
Por ahí le pido que escriba el final de la historia.....

DIAVOLO dijo...

El contestador no responderá siempre. Alguna vez se escuchará su voz al otro lado...

Besos.

Gla dijo...

Diávolo: Siempre queda esa ilusión...No?

DeepBlueSky dijo...

OK... veo que nuestra amistad empieza a conectarnos... usamos la misma imagen...
Me gusta mucho lo que estas publicando... seguro nos vas a sorprender con algo que le de mas color a su vida, es como muy gris.
Bsos

Gla dijo...

Deep: Ni me había dado cuenta de la imagen, tuve que ir a tu blog a constatarlo...jajaja...Perdón...
¿Vos decís que esta historia tendrá más color? Aún faltan dos "capítulos"...Quién sabe....