8/11/09

Volver a empezar...


Con lo que le costó construirlo...
Sólo él sabía el esfuerzo que le había llevado...
Minuto, tras minuto, día tras día...
En ese espacio antes no existía nada...
De a poco se fue llenando con su entusiasmo, su fuerza de voluntad, su energía...
Supo de dudas, del miedo a fallar...Tuvo que detenerse, observar en perspectiva e incluso volver a empezar...
Con paciencia, con voluntad, sin notar el paso del tiempo...
Como sólo él podía hacerlo...
Sin descuidar el más mínimo detalle...
De repente, cuando estaba a punto de concretarlo, todo se esfumó. Un huracán tiró al piso su ilusión, su proyecto, su motivo de alegría de los últimos tiempos...

Las lágrimas brotaban por sus mejillas en forma incontrolable...
Nadie podía entender lo que ese momento significaba para él.
Con toda la tristeza de su alma, se sentó en el piso y empezó a juntar una a una las piezas del hermoso rompecabezas que Papá Noel le había regalado para la última Navidad.
Desde un costado, a lo lejos, lo observaba con culpa su hermanita de 5 años, apenas dos menos que él...
- Fue sin querer- sólo atinó a decir.
Y con su servilleta llena de dulce de leche, secó cada una de las lágrimas que le había provocado a su hermano, al intentar agarrar a su perro que corría alrededor de la mesa en que él trabajaba abstraído en el armado de su rompecabezas.
Él no pudo resistirse a tanta ternura... Ella siempre lograba robarle una sonrisa...
- No tiene importancia- le dijo con afecto.

Y volvió a empezar... De eso se trata la vida...

11 comentarios:

Fabiana dijo...

De eso se trata la vida...

Pero en mi caso, odio los rompecabezas y si alguien me hiciera algo así, te aseguro que me lo pagarían muuuuy caro. Jajaj.

¡¡¡¡No tengo paciencia!!!!

Besos.

DIAVOLO dijo...

La vida consiste en eso... pero es más fácil recomenzar en unas condiciones que en otras.

Besos, amiga.

la gata dijo...

A vecees los niños nos dan lecciones y en este caso nos ha enseñado el valor de la ternura y de la constancia.
La vida es así, está llena de inconvenientes... y cuanto más se te presentan, más fuerzas pierdes para enfrentarlos, la ilusión del niño va desapareciendo.
Un abrazo

YO, la peor de todas dijo...

Volver a empezar que aùn no termina el juego, asi dice una hermosa canciòn y cuànta razòn hay en esas palabras.
Cuesta volver a empezar, cuestan los cambios, pero la vida es eso porque de lo contrario serìa aburridìsima y monòtona.
Hermoso y dulce relato

DeepBlueSky dijo...

Que no solo al niño le han robado una lagrima... creo que necesito un pañuelo desechable...
Hermoso.
Bsos amiga

Stella dijo...

Es así nomás! Y el pequeño lo aprendió de chiquito!

Besoos

Soledad dijo...

si... buena lección.
Los rompecabezas también enseñan que aunque falta una pieza, porque a veces eso pasa, cuando parece que todo va a estar perfecto falta una pieza, el trabajo también valió la pena.

Abril_de_otoño dijo...

huy poner las piezas correctas cuesta mucho....


besos,,



abril.

Gla dijo...

Fabiana:Yo también los odioooo...Cero paciencia!!

Diavolo:Seguirá siendo mi amigo después de ser famoso?

lagata:Es bien cierto...vamos perdiendo la inocencia y la iniciativa....

Yola: Más que costar la vuelta a empezar, cuesta terminar lo anterior...
Volver a empezar es una consecuencia...

Deep: Le presto uno... el último, porque en estos días no me están quedando muchos...

Stella: Es cierto... Y aprendió algo mágico: a perdonar...

Sole: Ya eso es bastante difícil...

Abril: A veces necesitamos ayuda...

Gamar dijo...

Que prolificidad la suya este último tiempo
¿Existe esa palabra?
No me gustan los rompecabezas. Ud sabe que me atraen los desafios, pero una vez que veo que está por completarse ya deja de ser un reto y me aburre.
Beso, me voy al otro

Gla dijo...

Gamar: ¿Ando prolífica? Mire usted...
Gracias por las correcciones....Resultó un buen alumno... ;)